Inicio » niños » Cinco Poemas Narrativos para Niños

Cinco Poemas Narrativos para Niños

Generador de poemas narrativos para ninos

Presiona el botón para generar tu propio poema con Inteligencia artificial:

El bosque encantado

En un lejano bosque encantado,

donde el sol brilla de forma especial,

había una vez un niño llamado Juan,

que decidió explorar sin igual.

Con su sombrero y su mochila al hombro,

se adentró en el bosque con emoción,

las hojas crujían bajo sus pies,

y los animalitos extendían su invitación.

De pronto, se encontró con un arroyo mágico,

donde las hadas bailaban en círculo en el aire,

se sumergió en sus aguas cristalinas,

y un susurro le susurró con gran donaire:

"Querido Juan, eres bienvenido a nuestra casa,

donde la magia siempre está presente,

los árboles cantan melodías sin descanso,

y los sueños se cumplen de repente."

Emocionado, Juan continuó su travesía,

encontrando duendes y unicornios tras cada rincón,

descubrió un árbol con caras y sonrisas,

y escuchó el susurro del antiguo dragón.

El bosque encantado era un lugar mágico,

donde los niños podían soñar sin cesar,

donde las aventuras se volvían realidad,

y la imaginación podía volar sin parar.

Así, Juan exploró hasta el último confín,

hasta que el sol comenzó a desvanecer,

volvió a su hogar con un corazón lleno,

y prometiendo al bosque no olvidarlo alguna vez.

El Viaje del Pequeño Marinero

Había una vez, en un pequeño pueblo junto al mar,un niño llamado Pedro, soñador sin par.Con sus ojos brillantes y su alma aventurera,soñaba con navegar y descubrir tierras enteras.

Una mañana, con su sombrero al viento,Pedro construyó un barco de papel, alegre y contento.Lo lanzó al mar con un pequeño empujón,y así comenzó su emocionante expedición.

El barquito navegaba sobre olas danzarinas,mientras Pedro imaginaba ser el capitán de sus travesías.Surcó mares y océanos, sin temor ni dudas,en busca de tesoros y maravillas sin fin, de esas que iluminan.

Pasaron los días y las noches pasaron,el barquito de papel no se detuvo, siempre avanzó.Pedro conoció ballenas y nadó con delfines,descubrió playas hermosas y arrecifes de corales divinos.

Una tarde, la tempestad llegó sin avisar,el barquito se tambaleó, había que actuar.Pedro agarró su timón con fuerza y determinación,y con valentía navegó hacia la salvación.

El sol volvió a brillar, el cielo se despejó,y Pedro, con una sonrisa, el timón soltó.El viaje del pequeño marinero llegaba a su fin,pero su amor por el mar y su anhelo de aventura no tienen fin.

Y así, queridos niños, esta historia termina,pero recuerden siempre que en sus sueños, navegarán como Pedro en su barca divina.No teman los desafíos ni las tempestades,sigan sus corazones, sigan sus verdades.

El sueño mágico

Había una vez en un lejano lugar,

un niño llamado Lucas, siempre a soñar.

Su imaginación le llevaba a volar,

por mundos fantásticos, sin parar.

Una noche, al cerrar los ojitos,

Lucas se encontró con seres tan bonitos.

Hadas y duendes, alegres juguetones,

lo invitaron a un viaje en sus aviones.

En un abrir y cerrar de ojos,

se encontró en un bosque colorido y hermoso.

Árboles gigantes y flores de ensueño,

le sonreían al niño con gran empeño.

Entre risas y cantos, Lucas siguió su camino,

y encontró una cueva, con un tesoro escondido.

Era un libro gigante lleno de historias,

que al abrirse, le mostraban glorias.

De repente, estaba en un barco pirata,

navegando por mares llenos de plata.

Con valentía, se enfrentó a un temible capitán,

y ganó la batalla con astucia y afán.

En otro relato, estaba en un castillo mágico,

con princesas y caballeros llenos de encanto.

Ayudó a rescatar a la princesa en peligro,

y celebraron con un festín y un abrigo.

Así, Lucas viajó por historias sin fin,

siendo el héroe en cada confín.

Disfrutando de aventuras sin igual,

en su mundo de sueños, tan especial.

Y cuando el sol asomó por la ventana,

Lucas despertó con una sonrisa temprana.

Recordando cada historia y cada personaje,

agradeciendo al sueño su mágico viaje.

El tesoro escondido

Había una vez en un lejano lugar,Un grupo de amiguitos a jugar,Explorando el bosque misterioso,Buscando un tesoro, tan valioso.

Con valentía y mucha ilusión,Caminaban por esa inmensa extensión,Entre árboles altos y hojas cayendo,El viento susurra, ellos risueños.

Siguiendo un mapa antiguo y amarillento,Los niños iban con paso lento,Saltando charcos, sorteando piedras,En busca de algo que cambiaría sus vidas enteras.

Después de horas de caminar sin descansar,Encontraron una cueva al final del lugar,El corazón latía con fuerza y pasión,Estaban cerca, se sentían en acción.

Pero en la entrada un guardián apareció,Un lindo conejito que les dijo: "No paséis, peligro hay aquí",Nuestros amigos, con astucia y amor,Le mostraron su amistad, y el conejo les dijo que sí.

Dentro de la cueva, brillaba una luz,Era el tesoro que buscaban, era la cruz,Hecha de plata con piedras preciosas,Era el símbolo de la amistad y cosas bondadosas.

Los niños entendieron su verdadero valor,El tesoro no era una moneda o un resplandor,Era el amor entre ellos, la unión,Lo más valioso y poderoso para cualquier corazón.

Así, nuestros aventureros regresaron,Llenos de alegría y su amistad enlazaron,Nunca olvidarán aquel momento,El tesoro que encontraron en su propio aliento.

El sueño de las estrellas

Había una vez, en una noche sin igual,
un sueño maravilloso que quiero contar.
Un niño llamado Juan, con ojos de brillar,
soñaba con un viaje al lejano y vasto estelar.

Las estrellas lo llamaban con su destello lunar,
le susurraban secretos al decírselo al azar.
Juan escuchaba atento, sin parpadear,
pues en ese sueño encantado no dejaba de imaginar.

Una noche especial, cuando el cielo cobró vida,
Juan subió a una nave espacial, con gran alegría.
Aventuras intergalácticas, llenas de magia y emoción,
lo esperaban en cada parada de su intrépida misión.

El niño viajero descubrió mundos nuevos sin parar,
conocía a extraterrestres con quienes jugar.
Juntos surcaron el espacio, entre risas y diversión,
y aprendió que el universo es fuente de inspiración.

De vuelta en su habitación, al amanecer brillante
Juan despertó, con el corazón palpitante.
Recordó su aventura, los amigos que tuvo cerca,
y decidió que seguiría soñando, con cada estrella.

Porque en cada brillo celeste hay un mundo singular,
lleno de fantasía y misterios por desvelar.
Juan siguió soñando, inspirado por la gran verdad,
que la magia existe, si en los sueños uno quiere habitar.

El viaje del pequeño explorador

Había una vez un niño curioso, de ojos brillantes y alma aventurera,que soñaba con descubrir el mundo y en cada esquina encontrar una nueva quimera.

Con un mapa lleno de sueños y una brújula en su corazón,se aventuró en un viaje lleno de emoción.

Empacó su mochila con todo lo necesario,su gorra, su linterna y el libro de los cuentos legendarios.

En su barco de papel, surcó mares de imaginación,con su perro fiel como único compañero de expedición.

El niño navegaba ríos de palabras y océanos de colores,descubriendo secretos entre valles y flores.

Hasta que llegó a una isla con cascadas y palmeras,donde los animales hablaban y las plantas eran verdaderas hechiceras.

Allí conoció a un mono que le contó sus historias,y a una tortuga sabia que le enseñó valiosas lecciones de vida.

En su viaje, saltó en los charcos de la lluvia,conoció a una lechuza sabia que siempre le decía:

"El mundo es un universo lleno de misterio,solo aquellos que se atreven, encuentran el tesoro necesario."

El pequeño explorador, lleno de alegría,siguió su camino sin importarle el día a día.

Y así, entre montañas y desiertos, siguió su travesía,siempre con el sueño de descubrir nuevas maravillas.

Y aunque su camino nunca tuvo un final,el pequeño explorador siempre supo que su viaje fue especial.

Pues en cada paso que dio, aprendió a disfrutar,cada instante en el que su imaginación se dejaba llevar.

Y así, el niño creció, pero el espíritu aventurero nunca desapareció,siempre llevando consigo el mapa y la brújula del corazón.

Y en sus sueños, aún viaja a aquellos lugares mágicos,donde la imaginación es el barco y los cuentos son sus amigos.

Lee estos Poemas Narrativos para Niños creativos

Y las noches se llenaron de estrellas

Érase una vez una tierra

Donde a todos los niños les encantaba jugar

Te interesa: 50 Mejores Frases De Amor A La Familia

Te interesa: Generador De Carta De Hogwarts En Espanol Harry Potter

Y su risa se podía escuchar

Por millas y millas alrededor

Cada día estaba lleno de aventuras.

Y las noches se llenaron de sueños

De todas las cosas maravillosas

Lo harían al día siguiente.

Los días estaban llenos de sol

Y las noches se llenaron de estrellas

Y cada día era un nuevo comienzo

Por los hijos de esta tierra

Rubén Suarez

Compartir este Poema en:

Whatsapp

Twitter

Facebook

Hermoso Poema Narrativos para Niños, Poemas Narrativos para Niños

Compartir:

Donde siempre brillaba el sol

Érase una vez,
Había una tierra lejana,
Donde siempre brillaba el sol,
Y la gente siempre estaba feliz.

Esta tierra fue llamada la Tierra de las Historias,
Y era un lugar donde todo era posible.

La gente de esta tierra siempre contaba historias,
Y los niños escuchaban con los ojos muy abiertos.

Oirían cuentos de dragones y caballeros,
De princesas y criaturas mágicas.

Y los niños soñarían con el día en que pudieran emprender sus propias aventuras.

Un día, un grupo de niños emprendió un viaje,
Para explorar la Tierra de las Historias.

Tuvieron muchas aventuras en el camino,
E hizo nuevos amigos en el camino.

Reían y bailaban y cantaban,
Y nunca tuvieron miedo.

Los niños finalmente llegaron al final de su viaje,
Y todos vivieron felices por siempre.

Dante Escobar

Compartir este Poema en:

Whatsapp

Twitter

Facebook

Excelente Poema Narrativos para Niños, Cinco Mejores Poemas Narrativos para Niños

Compartir:

Mejores Poemas Narrativos para Niños más artísticos:

Una historia, ella sabe

Había una vez una niña

A quien le encantaba escuchar historias.

Sus favoritos eran los

Que estaban llenos de fantasía

Y tenía muchos personajes.

ella se imagina a si misma

En medio de la acción

Y sentir que ella era parte

De la historia en sí

Un día ella decidió

Para escribir su propio poema narrativo.

Para compartir con otros niños

Y llenar sus cabezas con

La misma magia que ella sintió

Ahora, cada vez que escucha

Una historia, ella sabe

Que ella puede crear su propia

Y así fue como ella se convirtió

un poeta famoso

Melvin Sancho

Compartir este Poema en:

Whatsapp

Twitter

Facebook

Excelente Poema Narrativos para Niños, Poemas Narrativos para Niños

Compartir:

y hacer creer

Érase una vez

habia una tierra

de fantasía

y felicidad

donde los niños

le encantaba jugar

y reír todo el día

Esta era una tierra

de libros de cuentos

y cuentos de hadas

una tierra de imaginación

y hacer creer

una tierra donde

todo era posible

una tierra de

magia y maravilla

una tierra de

amor y felicidad

Esta era la tierra

de Poemas Narrativos para Niños

Brunilda Bravo

Compartir este Poema en:

Whatsapp

Twitter

Facebook

Inspirador Poema Narrativos para Niños, 5 Mejores Poemas Narrativos para Niños

Compartir:

Solo por creer en ellos mismos

(Poemas narrativos para niños)

Érase una vez una tierra
De fantasía y magia
Donde los sueños se hicieron realidad
Y la risa de los niños llenó el aire

Esta era una tierra de felicidad y amor.
Una tierra donde la imaginación se desbocó
Y cada día era una aventura

Los niños de esta tierra eran especiales
Porque tenían el poder de hacer que cualquier cosa sucediera.
Solo por creer en ellos mismos

Si quisieran volar como un pájaro
O nadar como un pez
podrían hacerlo
En esta tierra todo era posible

Los niños eran las personas más felices del mundo.
Porque sabían que todo lo que podían soñar
podría hacerse realidad

Y así vivieron felices para siempre
En su tierra de fantasía y magia
Donde los sueños realmente se hacen realidad

Brais Pons

Compartir este Poema en:

Whatsapp

Twitter

Facebook

Lindo Poema Narrativos para Niños, Poemas Narrativos para Niños

Compartir:

Poemas populares: